Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Se hace aquí referencia a tres personajes importantes, aunque hay otros muchos:

- Santa Margarita María de Alacoque (Francia)
- San Claudio de la Colombière (Francia)
- Beato Bernardo de Hoyos (España)

En los breves datos biográficos que siguen, tratamos de reflejar también la relación sucesiva en el tiempo entre Santa Margarita, San Claudio de la Colombière, el P. José Gallifet y el Beato Bernardo de Hoyos, estos tres últimos de la Compañia de Jesús. Tratamos de reflejar cómo, a través del P. José Gallifet, la devoción al Sagrado Corazón de Jesús llegó hasta Bernardo de Hoyos. Cuando murió Bernardo, muy joven, el P. Gallifet escribió un breve dictámen o carta, que se puede leer en www.bernardo-francisco-de-hoyos.info/dictam.htm

 

   

Imagen del Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Angeles, Diócesis de Getafe, Madrid, España.
Una de las imágenes en la base del monumento, es el Beato Bernardo de Hoyos.

 
Sagrado Corazón de Jesús

"Desde sus comienzos la Iglesia ha fijado su atención en el Corazón de Jesús crucificado del cual brotaron la sangre y el agua, símbolos de los sacramentos que constituyen la Iglesia. Con idéntica visión, los Santos Padres tanto de Oriente como de Occidente, vieron en el Corazón del Verbo encarnado el comienzo de toda la obra de nuestra salvación por ser fruto del amor de divino Redentor y por ser el Corazón traspasado símbolo peculiarmente eficaz de la misma ...
En efecto, en el Corazón de Cristo aprende el corazón del hombre el verdadero y único sentido de su vida y de su destino. Aprende también a conocer el valor de la vida cristiana, a preservarse de algunas perversiones del corazón humano, y a unir el amor filial hacia Dios con el amor hacia el prójimo". (Carta del Papa Juan Pablo II al P. General de la Compañía de Jesús, con ocasión del decreto de 12 de enero de 1996 que declara las virtudes extraordinarias del P. Bernardo Francisco de Hoyos, S.J.)

Santa Margarita María de Alacoque (1647-1690)

En 1675, estando la hermana Margarita María de Alacoque ante el Santísimo Sacramento en el convento de Paray-le-Monial (Francia), se muestra radiante Nuestro Señor Jesucristo, le descubre su Divino Corazón y le dice: "He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres, que nada ha perdonado hasta agotarse y consumirse para demostrarles su amor, y que no recibe en reconocimiento de la mayor parte sino ingratitud, ya por sus irreverencias y sacrilegios, ya por la frialdad y desprecio con que me tratan en este Sacramento de amor. Pero lo que me es aún mucho más sensible es que son corazones que me están consagrados los que así me tratan. Por eso te pido que se dedique el primer viernes de mes, después de la octava del Santísimo Sacramento, una fiesta particular para honrar mi Corazón, comulgando ese día, y reparando su honor con un acto público de desagravio, a fin de expiar las injurias que ha recibido durante el tiempo que he estado expuesto en los altares. Te prometo además que mi Corazón se dilatará para derramar con abundancia las influencias de su divino amor sobre los que den este honor y los que procuren le sea tributado".
-
¿Cómo puedo cumplir estos encargos? - "Dirígete a mi siervo (el P. La Colombière) y dile de mi parte que haga cuanto pueda para establecer esta devoción y complacer así a mi Corazón divino; que no se desanime a causa de las dificultades que se presenten, y que no han de faltar; pero debe saber que es omnipotente aquél que desconfía enteramente de si mismo para confiar únicamente en Mí".

San Claudio de La Colombière (1641-1682)

En 1675 Claudio de La Colombière fue enviado por sus superiores de la Compañía de Jesús, a la pequeña ciudad de Paray-le-Monial (Francia) como superior de una residencia-colegio. Allí el P. La Colombière pronto fue invitado a dirigir una plática a la comunidad de religiosas salesas de Paray-le-Monial. Entre las que escuchaban estaba la religiosa salesa Margarita María de Alacoque, quien al escucharlo sintió en su corazón la voz de Jesús: "Este es el que te he enviado".

El P. La Colombière entendió que, antes de persuadir a otros, debía ser él el primero en entregarse del todo al Corazón del Redentor, y así el viernes después de la octava del Corpus del año 1675, hizo su consagración personal al Corazón de Cristo.

Sólo diecinueve meses estuvo el P. La Colombière en Paray-le-Monial, donde fue confesor extraordinario en el convento de religiosas salesas. Luego fue enviado por sus superiores a Londres, de donde regresó enfermo y luego fue enviado a Lyon (Francia).

Cuando estaba enfermo en Lyon, Claudio de La Colombière trataba de difundir la espiritualidad del Corazón de Jesús. Entre sus discípulos estaba José Gallifet, quien escribió un libro defendiendo el culto al Corazón de Cristo, que contribuyó eficazmente a deshacer prejuicios sobre la nueva devoción, y a que Roma concediese la fiesta del Corazón de Jesús a la Iglesia universal. A través del libro "De cultu Sacratissimi Cordis Iesu" del P. Gallifet, conoció Bernardo de Hoyos la devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

Claudio de La Colombière falleció en 1682, a los 41 años de edad. Su fiesta se celebra el 15 de febrero.

 

 
Beato Bernardo de Hoyos (1711-1735)

En 1733, cuando Bernardo de Hoyos era estudiante de Teología en Valladolid (España), recibió una carta de su amigo el P. Agustín Cadaveraz, que también había sido estudiante en Valladolid. Una parroquia había pedido al P. Cadaveraz un sermón para la octava del Corpus. El P. Cadaveraz recordaba haber leído en Valladolid un libro editado en Roma en 1726 escrito en latín cuyo título era "De cultu Sacratissimi Cordis Iesu" y su autor el P. José Gallifet. Ahora pedía a Bernardo de Hoyos que transcribiese algunos párrafos de ese libro sobre el Corazón de Jesús y que se los enviase para preparar un sermón.

Bernardo de Hoyos tomó el libro de la biblioteca y al leerlo quedó sorprendido porque no conocía la devoción al Corazón de Cristo. Esto es lo que cuenta Bernardo: "Yo, que no había oido jamás tal cosa, empecé a leer el origen del culto del Corazón de nuestro amor Jesús, y sentí en mi espíritu un extraordinario movimiento, fuerte, suave y nada arrebatado ni impetuoso, con el cual me fui luego al punto delante del Señor Sacramentado a ofrecerme a su Corazón, para cooperar cuanto pudiese, a lo menos con oraciones, a la extensión de su culto".

El P. Bernardo Francisco de Hoyos falleció en Valladolid a los 24 años, pocos meses después de su ordenación sacerdotal. Es considerado el principal apóstol de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en España. (Uno de los biógrafos de Bernardo, el P. Máximo Pérez S.J., dice: "América era entonces también España"). Sobre el P. Hoyos se puede ver www.bernardo-francisco-de-hoyos.info .

 

Bernardo de Hoyos
Beatificado el 18 de abril de 2010


 

 

En el año 1700 murió el rey de España Carlos II sin descendencia, y le sucedió Felipe de Borbón, nieto del rey de Francia Luis XIV, con el nombre de Felipe V.

Felipe V había nacido en Francia, y conocía los escritos de Santa Margarita María de Alacoque y de San Claudio de La Colombière sobre el Sagrado Corazón de Jesús. En 1727, "para que se extienda y propague la devoción al Divino Corazón de Jesús", Felipe V pide al Papa Benedicto XIII "para todos mis Reinos y Dominios, Misa y Oficio propio". Firma la carta como "Rey de las Españas, ...". Entendemos que se refiere la expresión a España, América española y Filipinas.

Pocos años después, Bernardo de Hoyos y sus colaboradores de la Compañía de Jesús ya estaban dispuestos a "inflamar España y el Nuevo Mundo en el mismo sagrado incendio de su devoción" (libro "Vida del Venerable P. Bernardo de Hoyos", escrito por su director espiritual el P. Juan de Loyola, S.J., poco después de la muerte de Bernardo).

Que se cumplan los deseos del rey Felipe V, de Bernardo de Hoyos y sus compañeros, y se extienda la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, con la fuerza que en otros tiempos llevó a fundar ciudades con nombres como: Asunción, Concepción, San Salvador, Rosario, Santo Domingo, San José, Veracruz, Santa Fe, San Juan, San Francisco, Sacramento, Corpus Christi, San Diego, Los Angeles, San Antonio, Santa Mónica, etc.

América española y España en el siglo XVIII

 
 

 
Escritos del P. Bernardo de Hoyos

Bernardo de Hoyos falleció a los 24 años, sólo 9 meses después de su ordenación sacerdotal. En este tiempo escribió sermones, documentos espirituales, apuntes y centenares de cartas, más de 200 de estas cartas a su director espiritual el P. Juan de Loyola. 

A continuación se transcriben fragmentos de su especie de diario del mes de mayo de 1733 que escribió después de leer el libro del P. Gallifet sobre el culto al Sagrado Corazón de Jesús:

Día 3 de mayo

“Yo, que no había oído jamás tal cosa, empecé a leer el origen del culto del Corazón de nuestro amor Jesús, y sentí en mi espíritu un extraordinario movimiento, fuerte, suave y nada arrebatado ni impetuoso, con el cual me fui luego al punto delante del Señor Sacramentado a ofrecerme a su Corazón, para cooperar cuanto pudiese, a lo menos con oraciones, a la extensión de su culto”.

Día 4 de mayo

“No pude echar de mí este pensamiento hasta que adorando la mañana siguiente al Señor en la hostia consagrada me dijo clara y distintamente que quería, por mi medio, extender el culto de su Corazón sacrosanto para comunicar a muchos sus dones por su Corazón adorado y reverenciado; y entendí que había sido una disposición suya especial que mi Hermano el P. N. (el P. Agustín Cadaveraz) me hubiese hecho el encargo, para arrojar, con esta ocasión, en mi corazón estas inteligencias.

Yo, envuelto en confusión, renové la oferta del día antes, aunque quedé algo turbado, viendo la improporción del instrumento, y no ver medio para ello. Este efecto fue de la naturaleza; de la gracia fue sola la confusión y resignación”.

Día 5 de mayo

“Todo el día anduve con notables afectos del Corazón de Jesús, y ayer, estando en oración, me hizo el Señor un favor muy semejante al que hizo a la primera fundadora de este culto, que fue una hija de nuestro santo Director (San Francisco de Sales), la V.M. Margarita Alacoque, y lo trae el mismo autor en su vida al núm. 32.

Mostróme su Divino Corazón todo abrasado en amor y condolido de lo poco que se le estima. Repitióme la elección que había hecho de este indigno siervo suyo para adelantar su culto, y sosegó aquel generillo de turbación que dije, dándome a entender que yo dejase obrar a su providencia, que ella me guiaría; que todo lo tratase con V.R. (P. Juan de Loyola); que sería singular agrado suyo que esta provincia de su Compañía (la provincia de Castilla de la Compañía de Jesús) tuviese oficio y celebrase la fiesta de su Corazón, como se celebra en tan innumerables partes”.

Día 10 de mayo

“El domingo pasado inmediato a la fiesta (de la Aparición) de nuestro San Miguel, después de comulgar sentí a mi lado este santo arcángel que me dijo cómo el extender el culto del Corazón de Jesús por toda España y, más universalmente, por toda la Iglesia, aunque llegará día en que esto suceda, ha de tener gravísimas dificultades, pero que se vencerán, que él, como príncipe de la Iglesia, asistirá a la empresa; que en lo que el señor quiere se extienda por nuestro medio, también ocurrirán dificultades, pero que experimentaremos su asistencia. ..... ..... ..... ..... .....”.

Día 14 de mayo

“Después de comulgar tuve la misma visión referida del Corazón, aunque con la circunstancia de verlo rodeado con la corona de espinas y con una cruz en la extremidad de arriba, ni más ni menos que le pinta el P. Gallifet. ..... ..... ..... ..... . Dióme a entender que no se me daban a gustar las riquezas de este Corazón para mí sólo, sino para que por mí las gustasen otros. Y pidiendo esta fiesta en especialidad para España, en que ni aún memoria parece que hay de ella, me dijo Jesús: 'Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes'”.

 

 
Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús

El 30 de Mayo de 1919 el rey Alfonso XIII leyó la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús. Esta consagración se realizó en el Cerro de los Angeles, cerca de Madrid, ante una gran imagen de piedra del Sagrado Corazón situada en lo alto del cerro. El rey leyó la consagración de pie ante un altar con el Santísimo Sacramento. Al acto asistieron el gobierno en pleno, otras autoridades civiles y religiosas, la familia real, y muchísima gente. Este es el texto de la consagración, leído por el rey:

"Corazón de Jesús Sacramentado, Corazón del Dios Hombre, Redentor del Mundo, Rey de Reyes y Señor de los que dominan:

España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones, se postra hoy reverente ante este trono de tus bondades que para Tí se alza en el centro de la península. Todas las razas que habitan, todas las regiones que la integran, han constituido en la sucesión de los siglos y a través de comunes azares y mutuas lealtades esta gran patria española, fuerte y constante en el amor a la Religión y en su adhesión a la Monarquía.

Sintiendo la tradición católica de la realeza española y continuando gozosos la historia de su fe y de su devoción a Vuestra Divina Persona, confesamos que Vos vinisteis a la tierra a establecer el reino de Dios en la paz de las almas, redimidas por Vuestra Sangre y en la dicha de los pueblos que se rijan por vuestra santa Ley: reconocemos que tenéis por blasón de Vuestra Divinidad conceder participación de Vuestro Poder a los Príncipes de la tierra y que de Vos reciben eficacia y sanción todas las leyes justas, en cuyo cumplimiento estriba el imperio del orden y de la paz.

Vos sois el camino seguro que conduce a la posición de la vida eterna: luz inextinguible que alumbra los entendimientos para que conozcan la verdad y principio propulsor de toda vida y de todo legítimo progreso social, afianzándose en Vos y en el poderío y suavidad de vuestra gracia, todas las virtudes y heroísmo que elevan y hermosean el alma.

Venga, pues a nosotros tu Santísimo Reino, que es Reino de justicia y de amor. Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las aulas de la ciencia y de las letras y en nuestras leyes e instituciones patrias.

Gracias, Señor, por habernos librado misericordiosamente de la común desgracia de la guerra, que tantos pueblos ha desangrado: continuad con nosotros la obra de vuestra amorosa providencia.

Desde estas alturas que para Vos hemos escogido, como símbolo del deseo que nos anima de que presidáis todas nuestras empresas, bendecid a los pobres, a los obreros, a los proletarios todos para que en la pacifica armonía de todas las clases sociales, encuentren justicia y caridad que haga mas suave su vida, mas llevadero su trabajo.

Bendecid al Ejército y a la Marina, brazos armados de la Patria, para que en la lealtad de su disciplina y en el valor de sus armas sean siempre salvaguardia de la Nación y defensa del derecho. Bendecidnos a todos los que aquí reunidos en la cordialidad de unos mismos santos amores de la Religión y de la Patria, queremos consagraros nuestra vida pidiéndoos como premio de ella el morir en la seguridad de Vuestro Amor y en el regalado seno de Vuestro Corazón Adorable. Así sea."

     
     

     

El rey Alfonso XIII leyendo la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús, ante el Santísimo Sacramento expuesto sobre el Altar en una Custodia de plata de la Casa Real.
(
www.bernardo-francisco-de-hoyos.info/... )

     

     

SAGRADO CORAZON DE JESUS
Imagen del Sagrado Corazón de Jesús que se encuentra en la Parroquia de la Concepción de Nuestra Señora, en la calle Goya, 26 de Madrid

     

 
San Ignacio de Loyola, Santa Faustina Kowalska y el Beato Bernardo de Hoyos

San Ignacio de Loyola (1491-1556) es el fundador de la Compañía de Jesús (Jesuitas), a la que pertenece Bernardo de Hoyos (1711-1735).

San Ignacio de Loyola era también uno de los Patronos de la Congregación de la Madre de Dios de la Misericordia, a la que pertenece Santa Faustina Kowalska (1905-1938). Esta Congregación tenía siete Patronos, que se citan en una nota del "Diario" de Santa Faustina. "Los Patronos de la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia eran: Nuestra Señora de la Misericordia (5 de agosto), San Ignacio de Loyola (31 de julio), San José (19 de marzo), San Miguel Arcángel (29 de septiembre), Santa María Magdalena (22 de julio), Santa Teresa de Jesús (15 de octubre), San Antonio de Padua (13 de junio)".

En la "Vida del Venerable P. Bernardo de Hoyos" se relatan varias apariciones de San Ignacio a Bernardo de Hoyos. En el el "Diario" de Santa Faustina Kowalska, se relata una aparición de San Ignacio a Santa Faustina:

"Día de San Ignacio. Recé fervorosamente a este Santo reprochándole ¿cómo podía mirarme y no venía en ayuda en las cuestiones tan importantes como lo es el cumplimiento de la voluntad de Dios? Le decía a este Santo: Oh nuestro Patrono, que has sido inflamado por el fuego del amor y del celo por la mayor gloria de Dios, te ruego humildemente, ayúdame a cumplir los designios de Dios. Fue durante la Santa Misa. Entonces al lado izquierdo del altar vi a San Ignacio con un gran libro en la mano, diciéndome estas palabras: Hija mía, no soy indiferente a tu causa. Esta regla se puede aplicar también a esta Congregación; indicando el libro con la mano desapareció. Me alegré muchísimo viendo cuánto los santos piensan en nosotros y lo estrecha que es la unión con ellos. Oh bondad de Dios, que bello es el mundo interior porque ya aquí en la tierra nos relacionamos con los santos. Durante el día entero sentí la cercanía de este querido Patrono mío". (Diario, 448)  


 

Santa Faustina Kowalska, Diario de Santa Faustina, espiritualidad de la Divina Misericordia, Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia:

Diario     María, Madre de Misericordia
Santa Faustina Kowalska     Referencia al aborto
Santuarios de la Divina Misericordia (I)     Santos Angeles
Santuarios de la Divina Misericordia (II)     Misericordia al prójimo
Santuarios de la Divina Misericordia (III)     Fiesta Madrid 2003
Otros santuarios, oratorios y templetes     Fiesta Madrid 2004
Biografía     Fiesta Madrid 2005
Indulgencias     Fiesta Madrid 2006
Asociación Faustinum     Fiesta Madrid 2007
Madrid 1956-2006     Fiesta Madrid 2008
Madrid 2007-2009     Fiesta Madrid 2009
Madrid 2010-2011     Fiesta Madrid 2010
Imágenes Jesús Misericordioso en Madrid     Fiesta Madrid 2011
Devoción (Imagen, Fiesta, Rosario, Hora...). Documento formato texto.     Fiesta Madrid 2012
    Las hojas siguientes están dedicadas al Sagrado Corazón de Jesús, Santa Margarita María de Alacoque, San Claudio de la Colombière, Beato Bernardo de Hoyos:    
    Santa Margarita, San Claudio, Beato Bernardo de Hoyos Hoyos
    Devoción al Sagrado Corazón de Jesús, inicios Tesoro
    Vida del Venerable P. Bernardo de Hoyos Vida