Santa Faustina Kowalska, una gran mística en el siglo XX

El Papa Juan Pablo II citó a Santa Faustina Kowalska como uno de los grandes santos de la vida monástica y religiosa de todos los tiempos

 
"He aquí los que por seguir a Cristo pobre, casto y obediente, han abandonado el mundo, y al mismo tiempo lo han transformado .... San Benito y su hermana Escolástica, Bernardo, Francisco y Clara de Asís, Buenaventura, Domingo, Tomás de Aquino, Santa Catalina de Siena. El Evangelio, desde las plazas llegó hasta las cátedras de la Universidad .... Ignacio de Loyola, Teresa de Avila, Juan de la Cruz, Francisco Javier, Pedro Claver ... con ellos se realizó una profunda reforma espiritual y comenzó la epopeya misionera de Oriente y Occidente .... el Espíritu llamó a otros, como Juan Bautista de la Salle, Pablo de la Cruz, Alfonso María de Ligorio, Juan Bosco, Teresa del Niño Jesús, Maximiliano Kolbe y Sor Faustina. ¿Qué sería el mundo, antiguo y moderno, sin estas figuras, y las de tantos otros?. Ellos aprendieron de Cristo que 'su yugo es dulce y su carga ligera', y lo han enseñado a los demás" (Juan Pablo II, 29-10-1994, IX Asamblea del Sínodo de los Obispos dedicada a la vida religiosa en la Iglesia).
 

 
Santa María Faustina Kowalska y el Papa Juan Pablo II son ambos polacos, nacidos en el siglo XX. Santa Faustina escribió el libro "Diario. La Divina Misericordia en mi alma". La primera Encíclica de Juan Pablo II fue "Redentor del Hombre" y la segunda "Rico en Misericordia". La Misericordia divina, "desde el comienzo de mi pontificado he considerado este mensaje como mi cometido especial. La Providencia me lo ha asignado". (Juan Pablo II, 22-11-1981, Santuario del Amor Misericordioso, Collevalenza, Italia).
En esta página de Internet se quiere recordar también a los católicos polacos que han llevado por el mundo noticia de Santa Faustina y de sus escritos sobre la Divina Misericordia. En Madrid (España) la primera noticia llegó a muchos a través del sacerdote P. Mariano Walorek Herkt, nacido en Poznan (Polonia), Rector de la Comunidad de católicos polacos en España, fallecido en Madrid en 1988. Sor Faustina fue beatificada en 1993 y canonizada en 2000. En ese mismo año se dispuso la denominación de Segundo Domingo de Pascua "o de la Divina Misericordia". En 2002 se publicó la Carta Apostólica "Misericordia Dei" de Juan Pablo II y el mismo Papa bendijo la Basílica de la Divina Misericordia de Cracovia-Lagiewniki (Polonia). También en ese año se publicó el decreto de la Santa Sede concediendo indulgencias por actos de culto en honor de la Misericordia divina.
     

Santa María Faustina Kowalska

Santa María Faustina Kowalska (1905-1938), religiosa polaca, perteneciente a la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia, escribió un preciosísimo e impresionante libro místico titulado "Diario, la Divina Misericordia en mi alma". El Diario recoge palabras de Jesús sobre la Divina Misericordia, que la propia Santa oyó al Señor durante sus años de vida religiosa. El manuscrito original ocupa seis cuadernos y fue escrito por Santa Faustina por mandato de Jesús y también por mandato de sus confesores.
En la ciudad de Cracovia en la colina de Lagiewniki están el Santuario de la Divina Misericordia y la Basílica, con la imagen de Jesús Misericordioso y las reliquias de Santa María Faustina Kowalska, fallecida el 5 de octubre de 1938 en el Convento de la Congregación al lado del Santuario. Sor Faustina Kowalska fue beatificada el 18 de abril de 1993 y canonizada por Juan Pablo II el 30 de abril de 2000. En 2002 el mismo Papa bendijo la Basílica de la Divina Misericordia construida junto al Santuario y al Convento, y próxima a las canteras de piedra donde Juan Pablo II trabajó en su juventud.


Juan Pablo II en Cracovia-Lagiewniki (Polonia)

El Papa Juan Pablo II, en su juventud, cuando iba al trabajo en unas canteras de la fábrica Solvay, pasaba todos los días junto al Santuario de la Divina Misericordia de Cracovia-Lagiewniki. Siendo Papa, en una visita al Santuario, dijo: "Vengo a este santuario como peregrino para unirme al eterno cantar en honor a la Divina Misericordia .... Vengo aquí para confiar todas las preocupaciones de la Iglesia y de la humanidad a Cristo misericordioso .... El mensaje de la misericordia de Dios me ha sido siempre cercano y querido .... Doy gracias a la Providencia Divina por haber podido contribuir personalmente al cumplimiento de la voluntad de Cristo, instituyendo la fiesta de la Divina Misericordia .... Que la misericordia de Dios cambie los corazones humanos. Que este santuario conocido ya en muchas partes del mundo se convierta en un centro de culto a la Divina Misericordia y la irradie a toda la Iglesia .... Bendigo de corazón a todas las personas aquí presentes y a todos los devotos de la Divina Misericordia". (Juan Pablo II, 7-6-1997)


Juan Pablo II en Collevalenza (Italia)

Algunos meses después del atentado que sufrió el 13 de mayo de 1981, Juan Pablo II salió por primera vez de Roma para ir al santuario del Amor Misericordioso en Collevalenza, a 130 kilómetros de Roma. Allí dijo: "¿Qué sería del hombre si no hubiera en el cielo un Padre que le acompaña y le ama con la generosidad de su Providencia, y le perdona con la generosidad de su Misericordia?" .... "El hombre más perverso, el más indigente, el más extraviado, es amado con inmensa ternura por Jesús, que es para él un padre y una madre cariñosa. Y la Iglesia, a través de los siglos, ha proclamado y profesado la Misericordia divina administrando los sacramentos y con obras de caridad fraterna". (Juan Pablo II, 22-11-1981)


Juan Pablo II en la canonización de la beata Faustina Kowalska

En la ceremonia de canonización de la beata Faustina Kowalska en la plaza de San Pedro, el Domingo 30 de abril de 2000, Juan Pablo II pronunció una homilía en la que entre otras cosas dijo: "Cristo nos enseñó que el hombre no solo recibe y experimenta la misericordia de Dios, sino que está llamado a usar misericordia con los demás: 'Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia' (Mt 5,7). Y nos señaló, además, los múltiples caminos de la misericordia, que no solo perdona los pecados, sino que también sale al encuentro de todas las necesidades de los hombres. Jesús se inclinó sobre todas las miserias humanas, tanto materiales como espirituales".
"Su mensaje de misericordia sigue llegándonos a través del gesto de sus manos tendidas hacia el hombre que sufre. Así lo vio y lo anunció a los hombres de todos los continentes por Faustina que, escondida en su convento de Lagiewniki, en Cracovia, hizo de su existencia un canto a la misericordia: 'Misericordias Domini in aeternum cantabo' ".
Y más adelante: "Así, el mensaje de la misericordia divina es, implícitamente, también un mensaje sobre el valor de todo hombre. Toda persona es valiosa a los ojos de Dios, Cristo dio su vida por cada uno, y a todos el Padre concede su Espíritu y ofrece el acceso a su intimidad". (Juan Pablo II, 30-4-2000)


Santa María Faustina Kowalska, apóstol de la Misericordia Divina

Después de la ceremonia de canonización de la beata Faustina Kowalska en la plaza de San Pedro, en la oración de la tarde, Juan Pablo II se asomó a la ventana de su estudio privado y saludó a los peregrinos allí presentes: "... Queridísimos hermanos y hermanas, en este segundo Domingo de Pascua, en el que he tenido la alegría de inscribir en el catálogo de los santos a sor Faustina Kowalska, apóstol de la Misericordia Divina, os exhorto a confiar siempre en el amor misericordioso de Dios, que se nos ha revelado en Jesucristo, muerto y resucitado por nuestra salvación. Que la experiencia personal de este amor impulse a cada uno a convertirse a su vez en testigo de caridad activa para con los hermanos. Haced vuestra la bella jaculatoria de sor Faustina: 'Jesús, confío en Ti'. A todos mi bendición". (Juan Pablo II, 30-4-2000)


 

Encíclica "Rico en Misericordia"

En numerosas ocasiones el Papa Juan Pablo II ha hablado y escrito sobre la Divina Misericordia. En 1980 publicó la Encíclica "Dives in Misericordia" (Rico en Misericordia). A continuación se recogen algunos fragmentos de dicha Encíclica. El primero está tomado de I.1"Revelación de la Misericordia": " 'Dios Rico en Misericordia' (Ef, 2,4) es el que Jesucristo nos ha revelado como Padre; cabalmente su Hijo, en sí mismo, nos lo ha manifestado y nos lo ha hecho conocer. (Cfr. Jn 1,18; Heb 1,1 s.). A este respecto, es digno de recordar aquel momento en que Felipe, uno de los doce apóstoles, dirigiéndose a Cristo, le dijo: 'Señor, muéstranos al Padre y nos basta'; Jesús le respondió; '¿Tanto tiempo ha que estoy con vosotros y no me habéis conocido? El que me ha visto a mí ha visto al Padre' (Jn 14,8 s.). Estas palabras fueron pronunciadas en el discurso de despedida, al final de la cena pascual, a la que siguieron los acontecimientos de aquellos días santos, en que debía quedar corroborado de una vez para siempre el hecho de que 'Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida por Cristo' (Ef 2,4 s.)."
Los siguientes fragmentos están tomados de VII.13 "La Iglesia profesa la misericordia de Dios y la proclama":
"La Iglesia vive una vida auténtica, cuando profesa y proclama la misericordia -el atributo más estupendo del Creador y del Redentor- y cuando acerca a los hombres a las fuentes de la misericordia del Salvador, de las que es depositaria y dispensadora. En este ámbito tiene un gran significado la meditación constante de la palabra de Dios, y sobre todo la participación consciente y madura en la Eucaristía y en el sacramento de la penitencia o reconciliación. La Eucaristía nos acerca siempre a aquel amor que es más fuerte que la muerte: en efecto, 'cada vez que comemos de este pan o bebemos de este cáliz', no sólo anunciamos la muerte del Redentor, sino que además proclamamos su resurrección, mientras que esperamos su venida en la gloria. El mismo rito eucarístico, celebrado en memoria de quien en su misión mesiánica nos ha revelado al Padre, por medio de la palabra y de la cruz, atestigua el amor inagotable, en virtud del cual desea siempre El unirse e identificarse con nosotros, saliendo al encuentro de todos los corazones humanos. Es el Sacramento de la penitencia o reconciliación el que allana el camino a cada uno, incluso cuando se siente bajo el peso de grandes culpas. En este sacramento cada hombre puede experimentar de manera singular la misericordia, es decir, el amor que es más fuerte que el pecado".
Y más adelante:
"La misericordia en sí misma, en cuanto perfección de Dios infinito es también infinita. Infinita pues e inagotable es la prontitud del Padre en acoger a los hijos pródigos que vuelven a casa. Son infinitas la prontitud y la fuerza del perdón que brotan continuamente del valor admirable del sacrificio de su Hijo. No hay pecado humano que prevalezca por encima de esta fuerza y ni siquiera que la limite. Por parte del hombre puede limitarla únicamente la falta de buena voluntad, la falta de prontitud en la conversión y en la penitencia, es decir, su perdurar en la obstinación, oponiéndose a la gracia y a la verdad especialmente frente al testimonio de la cruz y de la resurrección de Cristo". (Encíclica
"Dives in Misericordia", 30-11-1980)


María, Madre de Misericordia

En la Encíclica "Rico en Misericordia", en V.9 "La Madre de la Misericordia", se dice: "En estas palabras pascuales de la Iglesia resuenan en la plenitud de su contenido profético las ya pronunciadas por María durante la visita hecha a Isabel, mujer de Zacarías: 'Su misericordia de generación en generación' ....". (Lc 1, 50)
"Nadie ha experimentado como la Madre del Crucificado, el misterio de la cruz, el pasmoso encuentro de la trascendente justicia divina con el amor: el 'beso' dado por la misericordia a la justicia (Sal. 85 (84), 11). Nadie como ella, María, ha acogido de corazón ese misterio: aquella dimensión verdaderamente divina de la redención, llevada a efecto en el Calvario mediante la muerte de su Hijo, ,junto con el sacrificio de su corazón de madre, junto con su 'fiat' definitivo".
"María, pues, es la que conoce más a fondo el misterio de la misericordia divina. Sabe su precio y sabe cuán alto es. En este sentido la llamamos también Madre de Misericordia ...".
Y en otro párrafo:
"Pues asunta a los cielos, no ha dejado esta misión salvadora, sino que con su múltiple intercesión continúa obteniéndonos los dones de la salvación eterna. Con su amor materno cuida a los hermanos de su Hijo, que todavía peregrinan y se hallan en peligros y ansiedad hasta que sean conducidos a la patria bienaventurada". (Encíclica "Dives in Misericordia", 30-11-1980)


 

Mapa con lugares de Polonia y Lituania donde vivió Santa Faustina


Mapa con lugares donde vivió Santa María Faustina Kowalska

Santa María Faustina Kowalska nació en la aldea de Glogowiec, parroquia de Swinice Warckie. Entró a los 20 años en la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia, viviendo desde entonces en casas o conventos de la Congregación principalmente en Varsovia (Warszawa), Vilna (Vilnius), Plock y Cracovia (Kraków). En este convento de Cracovia, situado en la colina de Lagiewniki, falleció el 5 de octubre de 1938, a los 33 años de edad.


 

Breve bibliografía sobre Santa Faustina Kowalska:
 
"Diario. La Divina Misericordia en mi alma", Santa María Faustina Kowalska, en español, 740 páginas
Editorial de los Padres Marianos de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María.
Stockbridge, MA 01263 USA
( www.marianos.net/catalogo.html , en español e inglés )
 
Tres pequeños libros en español, editados en Cracovia (Polonia) :
"De la vida cotidiana ha hecho una vida extraordinaria" (S. Faustina Kowalska)
"El Santuario de la Divina Misericordia de Cracovia"
"Jesús, en Vos confío" (Oraciones de S. Faustina)
Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia
Casa general: Zytnia 3-9, 01-014 Warszawa (Polonia)
Casa del noviciado: Siostry Faustiny 3, 30-420 Kraków (Polonia)
Casa del noviciado: 241 Neponset Ave., Dorchester, MA 02122, U.S.A. ( www.sisterfaustina.org , en inglés )
 

 
Edición y distribución en España:
"De la vida cotidiana ha hecho una vida extraordinaria" (Santa Faustina), por Sor M. Elzbieta Siepak, de la Congregación de la Madre de Dios de la Misericordia, en español.
"Diario. La Divina Misericordia en mi alma", por Santa María Faustina Kowalska, en español.
Ediciones Levántate S.L.
(
www.levantate.org , en español )
 
          Libro: 'De la vida cotidiana ha hecho una vida extraordinaria' (Santa Faustina), por Sor M. Elzbieta Siepak Libro: 'Diario. La Divina Misericordia en mi alma', por Santa María Faustina Kowalska
 

 
Los residentes en Madrid pueden encontrar los libros "Diario. La Divina Misericordia en mi Alma" de Santa Faustina Kowalska, "De la vida cotidiana ha hecho una vida extraordinaria (S. Faustina)" por Sor M. Elzbieta Siepak de la Congregación de la Madre de Dios de la Misericordia, y "El Rostro Misericordioso de Dios" por el P. Diego Martínez Linares, todos en español, con el Imprimatur, en el Santuario de la Divina Misericordia, en la librería San Pablo y en otras librerías religiosas:
Librería San Pablo
Plaza Jacinto Benavente, 2
28012 Madrid (España)
www.libreria.sanpablo.es
 

En el santoral, la festividad de Santa María Faustina Kowalska es el día 5 de Octubre

 

Diario     María, Madre de Misericordia
Biografía de Santa Faustina Kowalska     Referencia al aborto
Santuarios de la Divina Misericordia (I)     Santos Angeles
Santuarios de la Divina Misericordia (II)     Misericordia al prójimo
Santuarios de la Divina Misericordia (III)     Fiesta Madrid 2003
Otros santuarios, oratorios y templetes     Fiesta Madrid 2004
Indulgencias     Fiesta Madrid 2005
Asociación Faustinum     Fiesta Madrid 2006
Madrid 1956-2006     Fiesta Madrid 2007
Madrid 2007-2009     Fiesta Madrid 2008
Madrid 2010-2011     Fiesta Madrid 2009
Imágenes Jesús Misericordioso en Madrid     Fiesta Madrid 2010
Devoción (Imagen, Fiesta, Rosario...). Documento formato texto.     Fiesta Madrid 2011
        Fiesta Madrid 2012
              Fiesta Madrid 2013